Alquilar.  

A raíz de la crisis, las circunstancias y las tendencias en el mercado inmobiliario han cambiado, modificando el comportamiento y las preferencias de los consumidores. Y es, que el alquiler ha ido ganando terreno a la compra de vivienda hasta convertirse en la opción preferida por los inquilinos.